Teléfono gratuito: 900 52 52 46   Contacto: info@babybrain.es   
Acoso escolar

Acoso escolar

Desde que nacen nuestros hijos, una de las cosas que más nos preocupan a los padres es su bienestar: mientras son bebés, estamos seguros de que hacemos todo lo posible para ello pero, cuando comienzan a ser más autónomos y a vivir etapas en las que no siempre estamos presentes, la cosa cambia.

Una de estas etapas es la entrada al colegio y con ella viene la preocupación por el acoso escolar.

Por desgracia, todos conocemos la palabra Bullying. Es un término adoptado del inglés que se refiere al acoso escolar que sufren muchos menores.

Según la Fundación ANAR (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo), a través de su informe “La Opinión de los Estudiantes”  (realizado a partir de la información aportada por más de 12.000 alumnos y profesores de 307 centros escolares) dice que uno de cada tres menores asegura que el acoso escolar se produce en su clase.

¿Qué es exactamente el Bullying?

El bullying es cualquier tipo de maltrato que puede darse en las escuelas, entre los propios niños, de manera reiterada. No debemos pensar que este maltrato puede producirse sólo de forma física.

De hecho, el maltrato psicológico o verbal es más común que el anterior. Y a esto, además, hay que sumarle una nueva modalidad: el ciberacoso. Las nuevas tecnologías nos han permitido, gracias a las redes sociales, acercarnos a otras personas a través de la pantalla pero a su vez se han convertido en un arma de doble filo respecto al acoso escolar.

¿Cuándo comienza el acoso escolar?

Al hablar de bullying o acoso escolar no podemos dar un momento exacto, pero numerosos estudios apuntan a que es en la etapa preadolescente cuando comienzan a detectarse los primeros casos. De hecho, es habitual que esto suceda más entre niñas.

Por otro lado, aquellos menores que sufren algún tipo de disfuncionalidad también son más propensos a sufrir este tipo de maltrato: niños y niñas con síndrome de Down, Autismo, Asperger, etc.

¿Cómo se produce este maltrato?

Normalmente, cuando se produce el acoso escolar, lo que el o la maltratador/a esta buscando es la intimidación de su víctima: el agresor/a siempre es percibido/a como alguien mucho más fuerte (aunque en ocasiones se trata de una percepción subjetiva que no se corresponde con la realidad).

A través de la repetición constante del abuso, la víctima finalmente siente pánico por acudir a la escuela y comienzan a aparecer daños psicológicos. Es por esta razón que a una víctima de acoso escolar se le detectan patrones de comportamiento como soledad, aislamiento, nerviosismo, etc. Y, en el peor de los casos, pensamientos suicidas que pueden llegar a su materialización.

¿Existen diferentes tipos de Acoso escolar?

La respuesta es SÍ. Un agresor puede utilizar diferentes herramientas para conseguir intimidar a su víctima y así colocarse en una situación de poder. Los tipos de Bulliyng a los que puede tener que enfrentarse un menor son varios, pero vamos a mencionar sólo los más habituales:

Bloqueo social: Cuando se habla de acoso escolar mediante el bloqueo social el agresor lo que esta buscando es aislar a su víctima y marginarle de manera que nadie hable o se relacione con él o ella.

Uno de los recursos habitualmente utilizados es hacerles llorar frente al grupo. De esta forma, tienen un argumento más para mostrarles al resto como “llorones”.  De todas las modalidades de acoso que existen esta es una de las más complicadas de atajar.

Hostigamiento: Hace referencia al desprecio y la falta de respeto hacia la víctima (ya sea de forma verbal o física). Acciones como dejar en ridículo, burlarse, poner motes, empujones, patadas o incluso dañar las pertenencias de la víctima.

Intimidación: Lo que se busca es amedrentar emocionalmente al menor de manera que sienta miedo. De esta forma se tiene un dominio sobre él o ella llegando incluso a obligarle a hacer determinadas acciones en contra de su voluntad.

¿Cómo ayudar a mi hijo si sufre acoso escolar?

Lo primero que debemos hacer es detectar si el conflicto que puede tener nuestro hijo o hija es al puntual o si por el contrario se trata de acoso escolar.

La Asociación Española de Prevención del Acoso Escolar (AEPAE) propone un protocolo de actuación en el caso de que consideremos que nuestros hijos estén siendo víctimas de bullying que incluye, entre otras acciones:

  • Observación de señales de acoso: cambios de humor, temor de ir al colegio, perdida continua de materiales, etc.
  • Crear un clima de confianza con ellos de manera que puedan hablar de sus problemas.
  • Dedicar tiempo todos los días para saber cómo le ha ido.

Os invitamos a que dejéis algún comentario más abajo, ¡y nos vemos en Baby Brain!

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Lo natural es que hablen idiomas