Teléfono gratuito: 900 52 52 46   Contacto: info@babybrain.es   
Demasiado amor: Consecuencias de la sobreprotección infantil

Demasiado amor: Consecuencias de la sobreprotección infantil

La sobreprotección infantil en muchas situaciones puede ser realmente perjudicial.

Todos los niños y niñas son curiosos, necesitan conocer, descubrir, experimentar… y para ello es necesario que nosotros, como padres, les dejemos (siempre dentro de lo razonable).

Velar por la seguridad de los hijos no debe convertirse en una obsesión sin fundamento: es normal que te preocupe su bienestar, pero para que tu hijo crezca sano (física y psicológicamente) es necesario que le permitas ampliar sus pequeños horizontes y gane en experiencias.

Aprender a socializarse y a detectar situaciones peligrosas por sí mismo, es fundamental para que él o ella sepan reaccionar adecuadamente cuando no tengan cerca la presencia de sus progenitores.

Como padres, debemos ser capaces de tomar decisiones acerca de su seguridad de manera acorde a su edad, para ir ampliando paulatinamente los límites, sin caer en la SOBREPROTECCIÓN.

¿Cómo proteger a mi hijo o hija de la sobreprotección infantil?

En primer lugar, debemos tener claro de qué es la SEGURIDAD INFANTIL.

En términos generales se trata de “acciones y/o actividades por parte de padres/educadores/cuidadores dirigidas al bienestar de los menores con el fin de proporcionarles seguridad, salud y un desarrollo saludable tanto física como mentalmente”.

Cuando hablamos de SEGURIDAD INFANTIL no nos estamos refiriendo sólo en el ámbito del hogar, sino que debe abarcar todos espacios y situaciones que el menor puede experimentar.

Una manera de no caer en la sobreprotección infantil pero sí educarle en su propia seguridad es enseñarles a detectar cuándo una situación o lugar puede ser un peligro, sin infundirles miedo.

Explícales lo necesario acerca de ello y dale soluciones para que estén preparados dado el caso. Esta es una manera sencilla de generar destrezas en los pequeños de manera que velen por su propia seguridad.

Normalmente los niños que se crían en ambientes sobreprotectores terminan siendo los que más accidentes sufren, ya que no están preparados para dar respuestas acertadas ante situaciones más complicadas.

Y por este motivo que los padres se autoconvencen de que su proceder es el correcto.

Sobreprotección de los adultos

Sobreprotección de los adultos: ¿Qué debemos hacer nosotros?

La principal recomendación es que tus hijos siempre estén acompañados por alguien adulto, pero para que supervise y vigile, además de para advertir al menor de los peligros que pueden acarrear determinadas acciones.

Si te ves en la necesidad de implementar medidas de seguridad hazlo sólo en aquellas que sean un riesgo innecesario (protecciones en bordes de la mesa, cubrir enchufes, etc).

En aquellas otras en las que el peligro de tu hijo o hija no sea exponencial, limítate a observar y advertir (sin exceso).

Nosotros como padres debemos creer en las capacidades de nuestros peques: no sólo van a ser adultos más seguros de sí mismos, sino que vamos a fomentar su autonomía y su capacidad de resolver problemas, además de su independencia.

Un niño o niña que entienda las consecuencias que pueden venir en cualquier adversidad, va a ser un niño o niña más fuerte y capaz de tomar decisiones cada vez más acertadas.

Entendemos que como padres nos preocupe cualquier aspecto de la vida de nuestros hijos, pero no podemos dejar que esa SOBREPROTECCIÓN derive en problemas para su futuro, tanto a nivel personal como social.

Esperamos que esta información te haya servido de ayuda. ¡Nos vemos en Baby Brain!

Lo natural es que hablen idiomas