Teléfono gratuito: 900 52 52 46   Contacto: info@babybrain.es   
Los niños aprenden más fácil Chino Mandarín en Versión Original

Los niños aprenden más fácil Chino Mandarín en Versión Original

Una de las herramientas más eficaces para aprender a escribir correctamente y sin errores ortográficos es leer. Nadie duda del éxito de este método de aprendizaje.

De igual forma,  para conseguir hablar un idioma de manera fluida es necesaria la inmersión y, por tanto, estar expuesto el mayor tiempo posible a él.

Los idiomas que nos resultan totalmente ajenos, como el chino mandarín, y que tienen unas peculiaridades sonoras muy propias, se hace imprescindible que su aprendizaje se base en la escucha.

Si hay suerte y en casa hay uno o más miembros de la familia que hable chino de manera fluida, el aprendizaje estará garantizado, pero de lo contrario, habrá que poner remedio y buscar alternativas.

En el caso del aprendizaje de idiomas en la primera infancia (de 0 a 3 años) los pedagogos solemos recomendar que los estímulos se focalicen en lo auditivo y sean reforzados con Bist de Inteligencia para que el niño/a asocie conceptos en el proceso y los consolide posteriormente.

En estas edades tempranas, así como en la infancia y en la niñez, la música es el mejor recurso, ya que puede acompañar a los pequeños en sus rutinas diarias de juego, comida, ducha, y sueño. 

Con esta estimulación auditiva, el oído y el cerebro aun en formación, se están entrenando para detectar sonidos únicos del chino mandarín que de otra forma le resultaría imposible de escuchar cuando crezca.

Gracias a este proceso de adquisición del idioma a través del oído, el aparato fonador ganará la capacidad de reproducirlo con exactitud, tonalidad, y acento.

Y esto es importante o deseable en cualquier idioma, pero en el chino mandarín resulta vital, ya que fonéticamente encierra una alta complejidad. Aquí puedes leer más sobre la entonación en el Chino Mandarín.

Dibujos infantiles en versión original para aprender Chino Mandarín

Cuando los niños pasan de la primera infancia a partir de los 3 o 4 años, resulta necesario estimular su curiosidad y ganas de explorar para que continúen de manera natural y fluida con el aprendizaje del chino mandarín.

Aunque recomendamos una exposición limitada a las pantallas y siempre acompañado de papá o mamá, los dibujos en versión original son una experiencia atractiva para los más pequeños y es un buen recurso para estimular el oído al tiempo que se relacionan conceptos.

La serie “Ni Hao, Kai-lan” es una buena opción si en casa estáis poniendo en práctica el método PolyglotWorld de Baby Brain para el aprendizaje simultáneo de varios idiomas.

En estos dibujos la niña habla un inglés sencillo y fácil de entender, e introduce palabras en chino explicando su significado en situaciones cotidianas.

Además, muestra muchas de las tradiciones, juegos o fiestas chinas, ideal para complementar el aprendizaje del idioma con el descubrimiento de su cultura.

La historia es muy sencilla y fácil de seguir por niños pequeños, y los diálogos son intercalados con canciones para mantener cautivo a su pequeño espectador.

Para aprendices más grandes tenéis “Datou erzi, xiaotou baba”. Es un niño que muestra acciones cotidianas con sus padres y amiguitos del colegio.

El argumento tiene una historia más completa y los episodios duran unos 10 minutos, por eso ideal para niños y niñas a partir de los 5 años.

A veces tiene música de fondo para acompañar las acciones, pero no hay canciones, es 100% diálogo y, aunque para los adultos puede hacerse un poco pesado, a los peques les encanta ver a este niño en mil situaciones distintas con su papá y mamá.

Y para un público a partir de los 7 años, está “Heimao jingchang”: un grupo de personajes variopinto con una estética poco convencional. Los diálogo son cortos y sencillos y están subtitulado en chino e inglés, ideal para trabajar los dos idiomas a un nivel más avanzado.

Otros recursos auditivos para aprender Chino Mandarín

Pero las pantallas no lo son todo. Una herramienta muy eficaz y positiva que trabaja varios aspectos del aprendizaje y de los idiomas a la vez, son los cuentos narrados en versión original.

A los pedagogos nos gustan muchos estos libros, incluso para bebés, porque es una herramienta visual y manipulativa, y esto despierta la curiosidad al tiempo que mantiene el interés.

Mientras el niño o la niña experimentan con el cuento, escuchan la narración en versión original en un CD que les acompaña.

Para los que son más grandes, pueden leer la historia a medida que la van escuchando y así van fijando la escritura.  Te sugerimos comenzar con El pequeño tesoro y La boda del ratoncito chino

Y por supuesto, no pierdas la oportunidad de asistir con tu familia a eventos o actividades promovidas por la comunidad china de tu localidad. La inmersión es siempre la mejor opción.

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Lo natural es que hablen idiomas