Teléfono gratuito: 900 52 52 46   Contacto: info@babybrain.es   
Un cuento infantil para educar en valores

Un cuento infantil para educar en valores

Cuando hay niños pequeños en casa, uno de los momentos más especiales es la hora del cuento. Es una rutina que ayuda a cerrar el día de una manera más íntima, sosegada, y que invita a soñar.
Por eso es muy importante escoger el cuento que mejor se adapta a tu hijo, ya que será lo último en lo que piense al cerrar sus ojitos, y se quedará “dando vueltas” en su cabeza durante la noche.

Las historias son un camino a la reflexión y al aprendizaje. Aprovechar los cuentos infantiles para educar y profundizar en temas importantes para la familia es un gran acierto.
Los niños disfrutan de una historia y, sin darse cuenta, adquieren valores, competencias y despiertan curiosidades que, tratados de otra manera, podrían presentar alguna resistencia.

 

Qué le gusta a los niños de los cuentos infantiles

¿Qué le gusta a los niños de los cuentos infantiles?

Los cuentos infantiles deben tener ciertas características dependiendo de la edad del “lector”, para atrapar su atención.

Es importante tener esto en cuenta al momento de seleccionar un cuento para evitar que pase desapercibido para tu hijo, y termine cogiendo polvo en la librería.

Cuentos con ilustraciones: las ilustraciones llamativas es el primer gancho para despertar y atrapar la curiosidad de los más pequeños.

Para niños de 0 a 3 años, lo mejor son las figuras con formas sencillas sobre fondo blanco, ya que esto facilitará que el bebé reconozca la representación gráfica: un elefante, un globo rojo, la mesa…

A partir de los tres años, las ilustraciones deben ser cada vez más ricas y elaboradas, ya que así el niño se emplea en entender el cuento a través de los detalles de la imagen: el personaje está enfadado, hacía frío, hay mucho ruido…

El texto forma parte de la ilustración: cuando los niños aun son pequeños y los cuentos son narrados por papá y mamá, es interesante que el texto forme parte del diseño ya que así, los niños lo van visualizando como un dibujo, y van adquiriendo habilidades lectoras en el reconocimiento de las letras y los sonidos.

Cuando el niño empieza a leer, es mejor que el texto esté bien alineado, sin interferencia de colores o dibujos, para no dificultar la lectura.

Repetición.  Tal y como ya hemos escrito en otros post relacionados con el aprendizaje infantil, la repetición –en general- es una herramienta básica para que los más pequeños adquieran nuevas habilidades, capacidades, y conocimientos.

Con los cuentos no iba a ser diferente. Mientras más pequeño sea el niño, la historia debe repetir varias veces una misma acción. Esto facilitará la comprensión y mantendrá su atención.

Teniendo en cuenta estas tres características básicas de los cuentos infantiles, y sin perder de vista la edad y los intereses de tu hijo, ve a la estantería de casa y haz una selección de libros para la hora de dormir de esta semana.

Si tienes cuentos que de momento no han tenido éxito y no resultan atractivos, no desesperes, tienes dos opciones: esperar unos meses a ver si más adelante a tu hijo le resultan interesante; o leerlo en otro momento del día donde tú puedas añadirle una poco de magia haciendo voces, cantando, o representándolo.

 

Tres cuentos que no pueden faltar en tu biblioteca si tienes niños pequeños en casa

Tres cuentos que no pueden faltar en tu biblioteca si tienes niños pequeños en casa

Monstruo Rosa de Olga de Dios. Este cuento es para niños de 0 a 9 años… o más! Es una edición muy cuidada impresa en papel ecológico con ilustraciones tan sencillas, como llamativa. Y guarda tres importantes tesoros: diversidad, autoestima y FELICIDAD.

Este curioso monstruo es un ser feliz por naturaleza, que crece en sitio donde todos los demás son iguales entre sí, y diferentes a él. A Monstruo Rosa esto no le entristece y siempre está jugando y riendo. Es feliz con sus propias diferencias. Un día decide partir a buscar nuevas experiencias, y llega a un lugar lleno de color donde todos son diferentes, y también aquí es feliz.

Sus anteriores amigos, los que eran todos idénticamente iguales, llegan a este nuevo sitio lleno de color y personajes variopintos. Y Monstruo Rosa los recibe con una gran sonrisa. ¡TODOS SON BIENVENIDOS!

La ovejita que vino a cenar de Joelle Dreidemy. “Cuando un hambriento viejo lobo recibe la inesperada visita de una pequeña oveja, empieza a pensar en un delicioso estofado…” lo que el lobo no esperaba era que terminaría convirtiéndose a vegetariano. Este hermoso cuento para niños de 3 años en adelante, deja a la vista valores muy difíciles de trabajar con niños (e incluso con adultos): empatía, solidaridad y AMISTAD.

La ovejita llega pidiendo refugio y una chimenea donde calentarse. El lobo no puede hacer otra cosa que imaginarla servida en un plato con salsa y patatas. Pero de repente, la ovejita tiene hipo, frío y al dormir, roncaba.

El lobo piensa que, si se la come, todo eso que le está pasando a la ovejita, le hará daño a él en la barriga, es decir, los padecimientos de ella, también le afectan a él.

Finalmente, el lobo cuida de la ovejita, la ayuda, y comparten un caldo de verduras para cenar.

Narval, unicornio marino de Ben Clanton. Es el primer cómic imprescindible para primeros lectores. Cumple todos los requisitos para ser un cuento infantil de éxito: texto en mayúsculas, bien alineado y formando parte del diseño. Si no se puede pedir más, este libro lo da: sus ilustraciones son sencillas y llenas de emoción. Sus personajes enternecen a cualquier niño, y esconde muchos valores, pero uno especialmente importante en la actualidad: OPTIMISMO.

Tiene dos encantadores personajes principales. Narval es curiosamente optimista, y Medu, un poquito refunfuñón. Narval consigue contagiar a su nuevo amigo con su peculiar sentido del humor, y viven una amistad entrañable a la que se suman más animales marinos.

No adelantamos más sobre Narval; solo decirte que, no importa las veces que lo leáis, siempre despierta una sonrisa. ¡Disfrutadlo!

 

Y vosotros, ¿Qué cuento tenéis en la mesita de noche y qué valores fomenta?

Lo natural es que hablen idiomas