Teléfono gratuito: 900 52 52 46   Contacto: info@babybrain.es   
Ventajas para los niños y niñas que aprenden chino mandarín

Ventajas para los niños y niñas que aprenden chino mandarín

Ya decía Carlomagno que “saber otro idioma es como poseer una segunda alma”. Pocas explicaciones adicionales necesita una frase tan elocuente y contundente como esta, pero lo cierto es que el mundo es muy diferente para un niño que habla solo su idioma materno, que para aquel que habla de manera fluida dos, tres o más idiomas.

Porque si tu hijo aprende otro idioma, su oído, aparato fonador y, por supuesto, su cerebro, serán impulsados por estímulos adicionales que le aportarán nueva información.

En el caso del chino mandarín esto es exponencialmente enriquecedor en comparación con otros idiomas, ya que es una lengua tonal y las palabras cambian de significado según la tonalidad.

Solo una persona que ha sido expuesta al chino mandarín en edades tempranas, será capaz de distinguir y reproducir con exactitud estas peculiaridades.

De lo contrario, será extremadamente difícil ya que el oído de un adulto que no ha sido expuesto al idioma, no podrá reconocer esa franja sonora, y el aparato fonador no tendrá, por tanto, la capacidad de reproducirlo.

El chino mandarín, mucho más que un idioma

Más allá de la neurociencia y el aprendizaje que tanto nos apasiona en Baby Brain, adquirir un segundo idioma es de un valor incalculable en el plano humanístico por dos razones, y es a lo que venía a referirse Carlomagno.

La primera de ella es que una lengua tiene origen en una comunidad con su propia estructura de pensamiento, por lo que cada idioma es producto de la historia y la cultura de las personas que la hicieron nacer, evolucionar y perdurar en el tiempo. Y esto se hereda inevitablemente cuando adquieres el idioma.

El chino mandarín es un idioma que está especialmente marcado por la propia cultura e historia y, en ese sentido, es un pozo lleno de tesoros esperando a ser descubierto por quien lo aprende.

La segunda razón es más obvia pero igual de profunda y enriquecedora, y tiene que ver con el acceso a la información. Hablar varios idiomas te permite viajar, conocer de primera mano otras culturas, adquirir nuevos conocimientos… y por supuesto, disfrutar y cultivar otra forma de pensar y de entender el mundo.

Y como no, la cultura china, tan ajena y alejada de la nuestra, representa un valor incalculable para quien se sumerge en ella.

El chino mandarín, mucho más que un idioma

Beneficios cognitivos de aprender chino mandarín en edades tempranas

Más allá de las ventajas competitivas que puedan derivarse del bilingüismo o plurilingüismo para un adulto que habla fluidamente dos o más idiomas, aprender chino mandarín aporta ciertos beneficios cognitivos debido a las peculiaridades que hacen única a esta lengua.

Estos beneficios son más notables y provechosos si el aprendizaje se hace en edades tempranas.

-Mejora el pensamiento matemático. La numeración en chino mandarín deriva de operaciones matemáticas, ya que se basa en la suma de unidades, decenas, centenas, miles…

Por ejemplo, “veinte”, es 2 veces 10, o “noventa y ocho” es 9 veces 10 + 8.  Esta forma de contar genera una estructura de pensamiento que favorece a las operaciones matemáticas.

-Adquiere capacidad analítica y flexibilidad mental. Los caracteres chinos o sinogramas, no son en sí mismos una letra, si no una representación gráfica de conceptos, sílabas, estructuras semánticas, o incluso una idea. Su “lectura” requiere una comprensión y análisis más global, que nada tiene que ver con la “codificación” del alfabeto latino.

-Estimula ambos lados del cerebro. La peculiaridad sonora del chino mandarín hace trabajar el cerebro de manera muy particular. Ya que en el lado izquierdo ordena la estructura lingüística, mientras que en el derecho procesa tonalidades.

A pesar de sus beneficios, ventajas, y de la magia que envuelve a este idioma, a nadie escapa que el chino mandarín está muy alejado de nuestra cultura y de nuestro entendimiento, y es comprensible que solo por este motivo muchas familias no terminen de convencerse de que sus hijos se inicien en su aprendizaje.

Sin embargo, te gustará saber que su gramática es bastante más sencilla que la del español, ya que carece de conjugaciones, tiempos verbales, plurales, y género. Es sencillamente sujeto-verbo-objeto.

Además, tiene solo 400 sílabas que, si bien es cierto se ven complicadas por 4 tonos distintos, en español hay más de 3 mil… así que estarás conmigo en que esto viene a ser un soplo de aire fresco, ¿no crees?

Si quieres saber más sobre el aprendizaje de chino mandarín para niños, te invitamos  a que leas los posts Cómo aprender chino mandarín par niños de 0 a 7 años, y Los niños aprenden más fácil chino mandarín en versión original.

Lo natural es que hablen idiomas